En el siglo XX empezó a utilizarse los abonos químicos, pero los agricultores no tenían capacidad de forma individual de la compra, mediante los sindicatos se agruparon los agricultores tanto para fomentar la agricultura como la compra de abonos.

Los inicios de la cooperativa agrícola, fueron como “Sindicato Agrícola de Jérica”, con domicilio en la C/ Capuchinos, nº 6, el 13 de Abril de 1918. Estaba compuesta de 272 socios y un capital de 48.800 pesetas, cuya labor que realizaba era de compra-venta en abonos, maquinaria y semillas.
En 1919 se llegó a alcanzar 327 socios, adhiriéndose a la Federación Valenciana de sindicatos agrícolas , sin embargo en el año 1924 los socios habían reducido a 46.

Hasta la guerra civil, en Jérica como en la mayoría de los pueblos existía por un lado el sindicato agrícola y por otro la organización católica agraria.

Después de la guerra con el cambio de poder y leyes, los sindicatos se adaptan a las nuevas circunstancias y aparecen como cooperativas agrícolas, así como las organizaciones católicas que pasarán a ser hermandades agrarias.

La cooperativa empezó a regentar el molino de Guillen, situado junto a la fuente del Carmen y que pertenecía a la familia Guillen a principios del Siglo XX., hasta 1957 cuando la riada destrozó el azud y parte del molino. Después la cooperativa instaló un triturador con accionamiento eléctrico en la calle del Loreto.

En los años 60 en Jérica existía tres grandes asociaciones agrícolas;
la Hermandad Sindical de labradores y Ganaderos, posteriormente cámara agraria que desaparecería con la entrada de la democracia.
la Cooperativa agrícola La divina Pastora, dedicada a la agricultura y comercialización de productos agrícolas como patatas, frutas, olivas
Grupo Vaquero San Antonio; dedicado a la comercialización de cereales y leche.

El 26 de febrero de 1962 la Hermandad Sindical de labradores y Ganaderos compró a la iglesia con el permiso del Obispado de Segorbe, la antigua iglesia del Socós, por el precio de 100.000pts. El edificio fue utilizado por el Grupo Vaquero como almacén de grano, fábrica de piensos y de hielo.

A partir de la entrada de España en la Unión Europea, empieza un declive en la producción agrícola y ganadera. Los precios agrícolas y ganaderos se ven afectados y en consecuencia las asociaciones vigentes en Jérica como era la Cooperativa Agrícola y el Grupo Vaquero se ven afectados.
La medida que toman ambas partes para contrarrestar este declive es fusionarse, para ser una cooperativa única y poder tener más fuerza.

En 1993 mediante escritura se formaliza la fusión entre el Grupo Vaquero y la Cooperativa Agrícola, dando lugar a lo que actualmente es la Cooperativa Agrícola.